6 Elementos Esenciales para el diseño de una página de Ventas Efectiva

Has dedicado meses en desarrollar un producto o hacer un diseño web. ¿Te siente orgulloso de los resultados y quiere que la gente lo compre o simplemente mejorar tu posicionamiento SEO?

Quieres crear una página de ventas que capte la atención de posibles clientes y les anime a realizar una compra.
Aquí explicamos cómo construir una página web de ventas efectiva en seis sencillos pasos. Pero antes, debe aprender algunas sencillas reglas para atraer clientes.
Reglas universales

Lo primero que debes recordar es que comprar tu producto debe ser fácil e intuitivo. Facilita que los clientes conozcan tu producto de forma amena y sin esfuerzo. Que sea interesante. Que sea atractivo.

Para ello, necesita una página de ventas que cargue rápidamente. Si no lo hace, puede que tus clientes abandonen la página incluso antes de verla, porque esperar varios segundos les frustrará. También necesitan un diseño atractivo, bonito pero práctico, que haga que desplazarse hacia el final de la página sea llevadero y gratificante. Por último, necesitas captar el interés de tus clientes y ganarte su confianza. A continuación, ofrecemos algunos consejos para conseguirlo.

  1. Crear un título que los invite a seguir leyendo

David Ogilvy, uno de los publicistas más conocidos, estableció que el título es la parte más importante de un escrito;  tanto, que se debe dedicar el 90% del tiempo del que escribe a crear el título perfecto. El porcentaje puede ser una exageración, pero es innegable que si el título falla, también lo hará toda la página de ventas. Debes pues captar la atención de los lectores,  o no habrá nadie que lea su página.

Existen varias alternativas para crear titulares de alta conversión. Mira el título de este artículo. ¿Te gusta? Obviamente sí, porque has continuado leyendo. El título te ha prometido algo: conocimientos útiles en seis sencillos pasos. Ha asegurado enseñarte en poco tiempo algo que te interesa.

Promete algo a través del título. Ofrece algo y cumple tu promesa. De lo contrario, se considerará un ciberanzuelo y perderá la confianza de tus lectores. No incluyas promesas demasiado atrevidas en el título; antes se conseguían muchas visitas de esta manera, pero hoy en día los usuarios de Internet no caen en esos trucos y suelen ignorar el contenido que promete demasiado o no resulta poco creíble.

Haz que tu título sea fácil de entender: si se equivoca, es mejor que lo haga dentro de la sencillez. Por supuesto, puedes intentarlo con un título ingenioso, humorístico y sarcástico, pero ten en cuenta que podrías crear confusiones y perder posibles clientes.

  1. Prometer y persuadir en los párrafos iniciales

Una vez que el título ha captado la atención de los lectores, solo necesitas mantener su interés. Muchos escritores tienden a escribir introducciones muy generales, y esto es un error. Hay que lanzarse. Escribe un borrador si lo necesitas, pero asegúrate de eliminarlo antes de la publicación definitiva. Si necesitas un calentamiento de escritura, escríbelo, pero asegúrate de eliminarlo antes de la publicación.

Has prometido algo a tus lectores, así que manifiesta en los párrafos iniciales que obtendrán lo prometido. Sea concreto y persuasivo.

Es un grave error aportar el contenido más atractivo de tu página de ventas al final, con una especie de introducción general que no responda a ninguna de las necesidades de tus clientes. Si se organiza así, muchos de tus lectores no llegarán al gran final, y perderás la oportunidad de sorprenderlos.

Pon el contenido más atractivo al principio. Puedes hacerlo por escrito o con un vídeo. No olvides la regla general de hacer todo más fácil para los clientes. Por ejemplo, a través de un vídeo los clientes solo tendrán que hacer un clic para reproducir y visualizar una breve explicación del producto. Esto requiere menos esfuerzo que deslizar la pestaña y leer y, además, es más atractivo. Por ello, cada vez se prefieren más los vídeos para el marketing.

  1. Responder a las necesidades y deseos de los clientes

Tus clientes necesitan algo que ofreces y por ello acuden a ti. Debes demostrarles que el producto responderá a sus necesidades. Primero, expon esas necesidades.

Si quieres que esta sección sea creíble y convincente, debes establecer el tipo de clientes al que te diriges.

¿Quién es probable que compre este producto? ¿Por qué lo necesita? Después, muéstrales claramente sus problemas y haz que sientan que les entiendes a la perfección.

Si consigues que piensen “Sí, tengo ese problema”, lo has logrado.

  1. Llama la atención y muestra cómo el producto soluciona los problemas del cliente. A continuación, muéstreles cómo tu producto soluciona sus necesidades

Un toque de atención (en inglés, CTA) es una buena técnica para hacer que los lectores se conviertan en clientes. Una vez mostrado a los clientes lo que necesitan, lo siguiente es decirles lo que ellos querrían para resolverlo. Debe ser un toque breve y atractivo, convincente y,  además, debe crear una sensación de necesidad urgente.  Díle a sus clientes que lo necesitan ya.

A continuación, debes mostrar cómo el producto responde a sus necesidades: no hables sobre las características del producto,  sino sobre sus beneficios. Por ejemplo, si vendes una barra de labios, no digas a tus clientes que tiene una textura maravillosa; sino que comente que es fácil de aplicar y que consigue unos labios más intensos y atractivos. O si está ofreciendo sitios web, no digas solo que son intuitivos y receptivos, y aclara que son fáciles de crear y personalizar. Explica a los clientes que invertir en tu producto les ahorrará mucho tiempo. Habla de beneficios, no de características.

  1. Ofecer pruebas

La gente no confía tan fácilmente. Incluso estando ya convencidos de que necesitan el producto, aún pueden tener dudas sobre ti. ¿Será realmente fácil de personalizar este sitio web? ¿El soporte es realmente tan excelente como dicen?

Una forma de aliviar esas dudas es ofrecer pruebas sociales. Puedes hacerlo fácilmente a través de las experiencias de anteriores clientes. Pídeles que escriban algunas líneas recomendando tu producto después de usarlo y publícalas en tu página de ventas. Así, obtendrá tres beneficios.

En primer lugar, los clientes confiarán más en ti. Estarán más convencidos de comprar tu producto si existen pruebas que aseguren que se proporcionará lo que ha ofrecido y nadie ha sido estafado.

En segundo lugar, las personas generalmente se sienten más seguras siguiendo los pasos de los demás, ya que resulta más seguro ir donde ya han llegado otros antes.
En tercer lugar, el sentido común sugiere que si muchas personas han comprado un producto, debe ser bueno. Imagine dos heladerías, una al lado de la otra. En una de ellas la cola es enorme, mientras que en la otra no hay nadie. ¿Qué tienda venderá mejores helados? Las experiencias y recomendaciones dan prestigio. Si existe una gran demanda de tus productos, significa que son excelentes.

  1. Ofrece una oferta que no puedan rechazar

Tus clientes deben estar convencidos de que lo que ofreces es una verdadera ganga. Existen más probabilidades de que compren tu producto si todos los beneficios que aportas valen más que el precio. Recuerda que estás ofreciendo mucho más que un producto: les ofreces ahorrar tiempo,  ayuda para vender más productos y atraer a más clientes, y estás haciendo que sus vidas sean menos estresantes y ocupadas.

También puedes hacer que la oferta sea más exclusiva poniendo un temporizador. Es más probable que tus clientes realicen la compra de inmediato si solo tienen un día para comprar el producto a un precio más bajo. Es primordial convencerles de que deben HACERLO AHORA o, de no ser así, puede que no vuelvan a encontrar esa oferta.

¿Qué consejos darías para crear la página de ventas perfecta? ¿Cuál es el elemento más importante?

CUENTANOS TU IDEA

 

Share This